MODELO EDUCATIVO MARISTA

“Para educar, hay que amar”.

Nuestro modelo educativo, se fundamenta en una visión integral de la educación, que busca conscientemente comunicar valores. Utilizamos una metodología pedagógica peculiar, que Marcelino y los primeros maristas iniciaron y hoy en día, sigue siendo innovadora en muchos aspectos.

 

 

Educamos, sobre todo, haciéndonos presentes entre los niños y jóvenes, demostrando que nos preocupamos por ellos, personalmente. Les brindamos nuestro tiempo, más allá de nuestra dedicación profesional, establecemos con ellos, una relación basada en el afecto, que propicia un clima favorable al aprendizaje, la educación en valores y la maduración personal.

 

 

A través de la Pedagogía del Esfuerzo, tratamos de que los niños y jóvenes adquieran un carácter y una voluntad firmes, una conciencia moral equilibrada y valores sólidos, en los que se fundamente su vida.

Cuidamos la motivación y el proyecto personal de cada uno, promovemos el trabajo en equipo y les ayudamos a adquirir un espíritu de cooperación y de sensibilidad social, para servir a aquellos que tienen necesidad.